En su origen Fritzgestalt.com era una revista.
A continuación incluimos  los diez números publicados 
con sus respectivas editoriales

Yo soy... 
Recién nacida, y de formato grande.
Un montón de "cuerpos tipográficos".
Diferentes familias de letras. Palabras.
Papel, cálida...con olor a tinta negra.
Suave en el centro, filosa en los bordes.
Abierta...para que me lean.
Cerrada. Para  que me piensen.
Filetes, imágenes y símbolos.
Par-Impar. Acuerdos y desacuerdos.
Distintas ideas. Integradora.
Espacios en blanco. Silencios... descanso.
Viva!!  Audaz. Interdependiente. Con vos...
Pasado y futuro..ahora.
Un proceso abierto. Presencia.

Confundir "la realidad virtual" con "la realidad real" nos lleva a creer que "la realidad  virtual" tiene existencia verdadera y "la realidad real" existencia aparente.
De esta manera, por ejemplo: 
- Las personas atropelladas por conductores alienados...
- Los desocupados-desaparecidos... 
- Las víctimas de la AMIA 
 
- La desprotección y abandono
de la educación y salud pública... 
- El dolor de los más pobres...
 
Todo esto no es real... no existe... realidad virtual.
El efecto especial de la "realidad virtual" fabrica espacios y sensaciones artificiales.
Y es necesario una fina atención para distinguir entre lo que es falso, aparente, de lo que es verdadero, real. En el trabajo terapéutico, ésta "magia virtual" se presenta cuando forzamos la tarea con trucos. Interrumpiendo el fenómeno que se está desarrollando, alejando de esta forma, la posibilidad de crear en este particular vínculo -yo tu- un momento cierto, verdadero.
Que contenga la fuerza y energía presente en una existencia real. Herramienta necesaria para llevar adelante la transformación y crecimiento personal.
Que requiere el pasaje desde un estado de ser esteriotipado, falso, artificial, pobre, preso, hacia un estado de ser genuino, espontáneo, esencial, libre.

El vínculo entre la figura y el fondo es íntimo...ambos se contienen...Gestalt viva. FIGURAFONDO... y así nacen otras palabras... otros vínculos... Pájarocielo, risacara, vidamuerte, hijopadre, planetacosmos... 
En el presente la figurafondo social es angustia, dolor, miedo, inseguridad, violencia, explosiones, desesperación. El tejido social está roto, perforado.
Vivimos una globalización autoritaria. Confundimos compactar con unir.
Está en juego nuestra vida, y ésta es demasiado valiosa para delegarla en otros.
Es necesario hacernos responsables para poder juntos reconstruir y curar esta red social que somos.
El viaje hacia la unidad es transformar esta globalización autoritaria en una globalización solidaria. 
Crear un planeta íntimo, donde podamos sentirnos contenidos para levantar la mirada al cielo
y viajar a las estrellas.

El camino hacia la integración personal   y colectiva se pone a prueba cuando se trata de confrontar "necesidades opuestas" que en su manifestación inmadura se presentan como una "lucha de opuestos antagónicos" instalando un verdadero "campo de batalla" dentro y fuera de nosotros generando mucho dolor. 
Y en su forma madura aparecen como "opuestos complementarios" abriendo de esta forma una vía para transformar el vínculo intra e interpersonal, origen del sufrimiento.
Hoy coexisten fuerzas opuestas:
Por un lado, polarización de diferencias que no se integran; por otro, un movimiento en sentido de concentrar, unir, globalizar. 
Inercia a perpetuar una forma de vida, atada al pasado; frente a una tendencia al cambio, abierta a lo nuevo, a incorporar esquemas y pautas diferentes.
Una cultura patriarcal está muriendo y en muchos casos sin dar lugar a un metabolismo humano. "La velocidad contamina el tiempo". Viejos paradigmas se desmoronan y surgen otros. Estamos al final del milenio creando una nueva forma de vida que debiera surgir de la integración de las diferentes etapas evolutivas.
La intensidad de este proceso se advierte en: incertidumbre cotidiana, angustia pública, "se nos quemaron los papeles"... Afrontar este momento requiere, presencia, un sentido de fe, no en dogmas, sino en esa confianza ; interior que nos permite en la incertidumbre -atravesando la angustia y el miedo- crear un lugar genuino en el presente... en el amor. 

Deportistas en cámara lenta llevados más allá del límite humano.
Mientras, los títulos se suceden
apoyando estas imágenes en pantalla: 
Competir, ganar, buscar y destruir... 
Estos Juegos Olímpicos deberían haberse llamado "Olímpicos
Patriarcales `96". 
Dejaron de ser "Juegos" para convertirse - con algunas excepciones - en un evento deportivo-bélico de caras serias y tensas, lejos de la armonía griega. 
Competir, vencer, someter, ganar, ser el más fuerte, apropiarse, luchar... 
Donde los errores del adversario son festejados "solidariamente". 
Y así
nos transformamos en paradigmas de la exactitud digital humana. De esta forma queremos recuperar los Valores Matriarcales que son eclipsados: Compartir, cooperar, aceptarse a si mismo, contener:.. 
El desafío educativo es aprender a convivir. Modificar esta relación de convivencia 
donde el padre somete a la mujer y al hijo; y en nombre de la paz hace la guerra. "APRENDER ES CONVIVIR". La educación se da en la convivencia social. 
Esta convivencia comienza en la aceptación mutua materno-infantil. 
Y esto es posible a través del amor. Los valores de la vida cotidiana se
fundan 
en el amor y se aprenden por "Presencia". 
La aceptación del otro como un legítimo otro hace surgir
la colaboración que solo se da en el respeto mutuo. Desaparece así la arrogancia y la obediencia. 
"APRENDER ES CONVIVIR".. Construir con el otro un espacio armónico entre los aspectos - dentro y fuera de nosotros de la trinidad Padre-Madre-Hijo. 

 

fritzgestalt © 2001
info@fritzgestalt.com