Home Fritz Buscadores Artículos Fritzgalery Links Contáctenos  

Fritzgalery

Palabras...

Obras en Imágenes


Eduardo Galeano  
Las palabras andantes


Con grabados de J. Borges


Editorial Catálogos

Ventana sobre el espejo

Solea el sol y se lleva los restos de sombra 
que ha dejado la noche. 
Los carros de caballos recogen, puerta por puerta, la basura. 
En el aire tiende la araña sus hilos de baba. 
El Tornillo camina las calles de Melo. 
En el pueblo lo tienen por loco. Él Ileva un espejo 
en la mano y se mira con el ceño fruncido. 
No quita los ojos 
del espejo. 
-¿Qué hacés, Tornillo? 
-Aquí -dice-. Controlando al enemigo. 

Ventana sobre la llegada

EI hijo de Pilar y Daniel Weinberg fue bautizado  
en la costanera. Y en el bautismo 
le enseñaron lo sagrado. 
Recibió una caracola: Para que aprendas a amar el agua. 
Abrieron la jaula de un pájaro preso: 
Para que aprendas a amar el aire. 
Le dieron una flor de malvón: Pera que aprendas 
a amar !a tierra. 
Y también le dieron una botella cerrada: 
No la abras nunca, nunca. Para que aprendas 
e amar el misterio. 

Ventana sobre las prohibiciones

En la pared de una fonda de Madrid, hay un cartel 
que dice: Prohibido el cante. 
En la del aeropuerto de Río de Janeiro, hay un cartel que dice: Prohibido jugar con los carritos porta-valijas.  
O sea; todavía hay gente que canta, todavía 
hay gente juega.

Ventana sobre las paredes

Escrito en un muro de Montevideo: 
Nada en vano. Todo en vino. 
También en Montevideo: 
Las Vírgenes tienen mucha Navidades, pero ninguna Nochebuena. 
En Buenos Aires: Tengo ambre. Ya me comí la h. 
También en Buenos Aires: !Resucitaremos aunque nos cueste !a vida! 
En Quito: Cuando teníamos todas las respuestas, nos cambiaron las preguntas. 
En México: Salario mínimo al Presidente, para que vea 
que se siente. 
En Lima: No queremos sobrevivir. Queremos vivir.
En la Habana: Todo se puede bailar.
En Río de Janeiro: Quién tiene miedo de vivir, 
no nace

Ventana sobre la herencia

Pola Bonilla modelaba barros y niños. Ella era ceramista 
de buena mano
y maestra de escuela 
en los campos de Maldonado; y en los veranos ofrecía 
a los turistas sus cacharros y chocolate 
con churros. 
Pola adoptó a un negrito nacido en la pobreza, 
de los muchos que Ilegan al mundo sin un pan bajo el brazo, 
y lo crió como hijo. 
Cuando ella murió, él ya era hombre crecido y con oficio. Entonces los parientes de Pola le dijeron; 
-Entra en la casa y Ilevate lo que quieras. Él salió con la foto 
de ella bajo el brazo y se perdió 
en el camino.

Ventana sobre la cara 

Una máquina boba?¿Una carta que ignora  
su remitente y equivoca su destino?
 
¿Una bala perdida, que algún dios ha disparado 
por error? 
Venimos de un huevo mucho más chico que una cabeza 
de alfiler, y habitamos una piedra que gira en torno 
de una estrella enana y que contra esa estrella, 
a la larga, se estrellará. 
Pero hemos sido hechos de luz, además de carbono y oxígeno y mierda y muerte y otras cosas, y al fin 
y al cabo estamos aquí desde que la belleza 
del universo necesitó que alguien la viera

Ventana sobre el miedo

EI hambre desayuna miedo. El miedo al silencio aturde 
las calles. El miedo amenaza:
 
Si usted ama, tendrá sida. Si fuma, tendrá cáncer.
Si respira, tendrá contaminación. Si bebe, tendrá accidentes. Si come, tendrá colesterol. Si habla, tendrá desempleo. Si camina, tendrá violencia. 
Si piensa, tendrá angustia. Si duda, tendrá locura. Si siente, tendrá soledad. 

Ventana sobre una mujer 

Esa mujer es una casa secreta.
En sus rincones, guarda voces y esconde fantasmas. En las noches de invierno, humea.
Quien en ella entra, dicen, nunca más sale.
Yo atravieso el hondo foso que la rodea. 
En esa casa seré habitado. En ella me espera 
el vino que me beberá. Muy suavemente golpeo 
a la puerta, y espero.

 

Libro Naranja                 Osho         Editorial Luz de luna

Mirando sin palabras

En cosas pequeñas, intenta no incluir la mente. Miras 
una flor... simplemente miras...No traigas palabras, 
no verbalices... simplemente mira. 
La mente se sentirá incómoda e inquieta... 
La mente quisiera decir algo. Simplemente; dile a la mente. ¡Quédate en silencio; déjame ver, sólo echaré una mirada!  
Al principio será difícil, pero comienza con cosas 
en las que no estás demasiado involucrado.  
Será difícil mirar a tu esposa sin que aparezcan palabras... estás demasiado involucrado, demasiado apegado emocionalmente. Enojado o enamorado, pero demasiado involucrado. Observa cosas que te sean neutrales: 
una roca, una flor, un árbol, la salida del sol; 
un pájaro en vuelo, una nube moviéndose en el cielo. 
Solo mira cosas con las que no estás tan comprometido, 
de las cuales puedas permanecer indiferente. 
Comienza con las cosas neutras, y sólo entonces muévete hacia situaciones emocionalmente cargadas.

El color del silencio

Siempre que veas algo azul: el azul del cielo, 
el azul del río, siéntate en silencio mira el azul. 
Y sentirás una profunda armonía con él. Un gran silencio descenderá en ti siempre que medites 
en el color azul. 
El azul es uno de los colores más espirituales, porqué es 
el color del silencio, de la quietud... 
es el color de la tranquilidad... del descanso... 
de la relajación. 
De manera que, cuando quiera que estés realmente relajado:.. sentirás repentinamente dentro de ti 
una luminosidad azul. Y si puedes sentir una luminosidad azul, te sentirás relajado de inmediato. 
Resulta de ambas maneras.

Vipassana
meditación de la comprensión interna

Busca un lugar cómodo para sentarte durante 
45 a 60 minutos.
 
Es beneficioso sentarse a la misma hora y en el mismo lugar todos los días, y no es necesario que sea un lugar silencioso. Experimenta hasta que encuentres la situación en qué te encuentres mejor. Puedes sentarte una o dos veces al día, mas no lo hagas durante al menos una hora después de comer o antes de dormir. 
Es importante que te sientes con tu espalda 
y cabeza derechos... tus ojos deben estar cerrados y el cuerpo tan quieto como sea posible. Un banco de meditación puede ayudar, o una silla de espalda recta o almohadones. 
No hay técnica especial de respiración: 
la respiración normal o natural está bien. 
El Vipassana está basado en la conciencia de la respiración, así que debe observarse el ascenso y descenso de cada respiración, dondequiera que la sensación sea sentida con más claridad: en 1a nariz, en el área del estómago 
o en el plexo solar. El Vipassana no es concentración y no constituye un objetivo el permanecer observando la respiración durante una hora completa. 
Cuando surgen pensamientos, sentimientos o sensaciones, 
o cuando percibes sonidos, colores y brisas provenientes 
de afuera, permite simplemente que la atención se centre 
en ellos. Cualquier cosa que surja puede ser observada como nubes que pasan por el cielo. 
Ni te aferres a ellas ni las rechaces. Dondequiera que existan posibilidades de elegir donde poner tu atención, regresa 
a la conciencia de la respiración. 
Recuerda: no se espera que suceda nada especial. 
No hay éxito ni fracaso, ni tampoco existe 
el progreso. No hay nada qué resolver o analizar, pero pueden surgir comprensiones súbitas acerca de cualquier cosa. 
Las preguntas y problemas pueden ser percibidos como misterios para ser disfrutados.

 

Todo está en la palabra...

 Una idea entera se cambia porque una palabra se trasladó de sitio, o porque otra se sentó como una reinita adentro 
de una frase que no la esperaba y que le obedeció...
Tienen sombra, transparencia, peso, plumas, pelos, tienen 
de todo lo que se les fue agregando de tanto rodar 
por el río, de tanto transmigrar de patria, de tanto ser raíces...
Son antiquísimas y recientísimas... 
Viven en el féretro escondido y en la flor apenas comenzada... Qué buen idioma el mío, que buena lengua heredamos de los conquistadores torvos... Estos andaban a zancadas por las tremendas cordilleras, 
por las Américas encrespadas, buscando patatas, butifarras, frijolitos, tabaco negro, oro, maíz, huevos fritos, 
con aquel apetito voraz que nunca más se ha visto en el mundo... Todo se lo tragaban, con religiones, pirámides, tribus, idolatrías iguales a las que ellos traían en sus grandes bolsas... Por donde pasaban quedaba arrasada la tierra... Pero a los bárbaros se les caían de las botas, de las barbas, de los yelmos, de las herraduras,
como piedrecitas, las palabras luminosas que se quedaron aquí resplandecientes... el idioma.
Salimos perdiendo... Salimos ganando... Se llevaron el oro 
y dejaron el oro... Se lo llevaron todo y nos dejaron todo... 
Nos dejaron las palabras.

Pablo Neruda en "Confieso que he vivido"

 

La silla vacía
Rabí Nachman de Breslau

Introducción
-¿Esta vacía la silla donde estas sentado?
-¡Eso es ridículo!¿Como es posible?
-Es cierto, no es posible... pues de hecho tú estas sentado 
en ella.
-Pero si es posible que la persona que esta sentada en esa silla se sienta vacía.
-Entonces esa silla esta vacía, ¡aun estando ocupada!

El rabí Nachman de Breslau estaba por comenzar una lección cuando de pronto aferró los apoyabrazos del sillón donde estaba sentado y dijo: «¡Cuando uno se sienta en la silla, 
uno es un mensch!"
El diccionario Webster's define mensch como una persona integra y de honor. Para aquellos que conocen el idish esta palabra significa algo más; 
y para las personas familiarizadas con las enseñanzas del rabí Nachman implica incluso mucho más que eso.
En lenguaje moderno, mensch designa a un ser humano completo. Es ese hombre o mujer que ha integrado los diversos elementos de su ser físico 
y espiritual; alguien que ha superado el vacío interior que a veces sentimos. Cuando una persona así se sienta en una silla, la silla esta ocupada. Uno se sienta en ella y uno es un mensch.
El rabí Nachman de Breslau nació en 1772, en el pueblo ucraniano de Medzeboz. Bisnieto del rabí Israel Baal Shem Tov, fundador del movimiento Jasídico, el rabí Nachman alcanzo no­tables niveles de santidad y sabiduría. Profundo conocedor de los secretos místicos de la Kabalá y extremadamente practico y pragmático al mismo tiempo, inculco la honestidad, la simplicidad y la fe. Tramo maravillosas historias de princesas, gigantes, mendigos y emperadores. Habló del curar y de la plenitud... del estar vivo!
El rabí Nachman atrajo devotos seguidores, tanto gente simple como eruditos, quienes lo consideraban como «el rabí>, 
su fuente primordial de guía espiritual y sostén. Después incluso de su fallecimiento, en el ano 1810, la influencia del rabí Nachman se mantuvo viva y poderosa. Sus enseñanzas se difundieron de palabra y a tra­vés de sus escritos. Sus seguidores continuaron buscando en sus enseñanzas guía 
e inspiración. Hoy en día, el movimiento que él iniciara sé en­cuentra vibrante y creciente. Mucho mas allá de estos círculos, el supremo optimismo del rabí Nachman y su pragmática sabiduría han hecho de él uno de los mas citados 
y estudiados maestros judíos de todos los tiempos.
El rabí Nachman vivió en una época que puede considerarse como el momento mas significativo de la historia humana. 
Su vida transcurrió en el comienzo de la Revolución Industrial, la Guerra
de Independencia de los Estados Unidos 
y la Revolución Francesa. Goethe, Kant, Byron, Beethoven 
y Mozart estuvieron activos en los días del rabí. En una era a horcajadas sobre la disyuntiva paradigmática que engendraría la pri­macía de la razón al mismo tiempo que una pro­funda duda, una conquista sin precedentes de las fronteras externas pero también un sin precedente vacío interior, el rabí tomo el pulso de la naciente era y dijo:”Os diré un secreto. 
Un gran ateísmo esta llegando al mundo..."
Y cerca de doscientos años más tarde, ¡bien que sabemos 
de ello! También sabemos que en el nivel personal, el extrañamiento de Dios tie­ne su paralelo en otra forma de 
«gran ateismo", en la alienación de uno mismo.
Dirigiéndose a una época en la cual dominarían 
los sentimientos de vacío, el rabí Nachman desarrolló 
una doctrina universal que ha­bla tanto a aquellos que están 
en una búsqueda espiritual como a la gente común que debe enfrentar los problemas cotidianos. Su mensaje de esperanza 
y alegría enseña que aún cuando el negro pozo del yo parezca absolutamente impenetrable, aguardan allí chispas de luz, esperando ser liberadas. Sus palabras de inspiración llegan 
al creyente de cualquier fe, a aquellos no tan creyentes e incluso a aquellos carentes de toda fe.
Las recomendaciones del rabí para la cura y la plenitud, esbozadas en este pequeño tesoro de sus aforismos, incluyen el pensamiento positivo, encontrar el bien en los demás 
y mucho más, todo con el objetivo de vivir en armonía.
 El rabí enfatiza que para avanzar en EI Viaje Espiritual que lleva hacia la integración de sí mismo, es necesaria una actitud consciente, uniendo el corazón con la mente y reforzándose 
en la Fe, Simplicidad y Verdad. Nos anima a abrir las puertas de nuestros corazones, nuestras mentes y nuestros labios 
a través de la plegaria y la meditación, para llegar así a Abrir 
el Portal
del Cielo. Y todo esto alcanza su plenitud en la manera como el rabí Nachman nos haría ocupar la silla vacía, abandonando la Tristeza y encontrando la Esperanza y Ia Alegría.

Viviendo en armonía

Para el rabí Nachman, vivir en armonía significa estar consciente, darse cuenta de Ia naturaleza transitoria de este mundo y de la eternidad del próximo.
Desde su ventana, frente a Ia plaza del mercado, el rabí Nachman observó a uno de sus seguidores cruzar con paso apurado.
­¿Has mirado hacia el cielo esta mañana? -le pregunto el rabí.
-No, rabí, no he tenido tiempo para ello. -Créeme, dentro de cincuenta años, todo Io que tu puedes ver ahora aquí habrá desaparecido. Habrá otra feria, con otros caballos, otros carros, gente diferente. Yo no estaré aquí ni tampoco tu estarás aquí. Entonces, ¿que cosa es tan importante que no te deja tiempo para mirar hacia el cielo?

 

 


Luis Felipe Noé

Felipe Noe
Huir como Gauguin o soñar como Rousseau -1985Técnica mixta sobre tela- 215 x 369 cm.

Felipe Noe
Novela -1984
Técnica mixta sobre tela- 152 x 152,5-193 cm.


Después de la batalla -1985
Técnica mixta sobre tela- 250 x 200 cm. 


!Carájo¡, que se rinda su abuela -1980
Técnica mixta sobre tela 130 x 193 cm.
 


Recuerdo del diluvio -1986
Técnica mixta sobre tela 200 x 200 cm.


La naturaleza del odio -1978
Técnica mixta sobre tela- 97 x 195 cm.


La naturaleza del deseo -1978
Técnica mixta sobre tela- 130 x 195 cm.

 

José Ortiz-Echagüe
Fotografías


José Ortiz-Echagüe 
ante su máquina de emulsionar Carbondir. 1978


Moro al viento - 1909


Refectorio Cartujo


Ternura - 1940


Peluquería Rifeña - 1909


Bosques de Roncesvalles - 1945


Fuente Mora - 1909


El Santón - 1914

 

Página siguiente

fritzgestalt © 2001
info@fritzgestalt.com